El Artista residente en Nueva Zelanda Henry Hargreaves explora la pena de muerte y nuestra reacción ante ella en su serie de fotos llamada”No Second” en la que recrea las comidas finales de presos ejecutados en Texas.

La tradición de la”última comida”, basándose en la historia cristiana de la última cena, ofrece a los condenados a muerte la oportunidad de solicitar una última comida antes de su ejecución.

“Mientras yo estaba leyendo acerca de los esfuerzos para detener la tradición de la última comida en Texas despertó mi interés”, escribe Hargreaves. “En el momento más antinatural que hay (patrocinado por el estado de la muerte) que tipo de peticiones de alimentos se habían hecho?”

Hargreaves y un amigo cocinero recrearon las comidas para ser fotografiadas luego, pero tuvieron dificultades para comerlas. Después de comer una cucharada de helado de recreado comida final de un convicto, dijo Hargreaves,“Fue un poco como ir a un hospital y comerse el almuerzo de alguien que acaba de ser declarado muerto”

Es interesante comparar las comidas con los legados de estos asesinos. ¿Las comidas que han solicitado no dicen nada acerca de ellos? ¿Es que los humanizan o los hacen parecer aún más terribles para la normalidad de sus peticiones?

Escrito por jmstelluti

Fotógrafo, Videógrafo y Arquitecto Director-Fundador de Videografoto

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s