Anja Niedringhaus enfrentó varios de los mayores peligros del mundo y tenía una de las risas más estridentes y contagiosas. Fotografiaba escenas de muerte pero acogía a la humanidad y la vida. Se entregó a los temas frente a su lente y ofreció su talento al mundo con imágenes de las víctimas involuntarias de la guerra en Afganistán, Irak, Bosnia y otros países.

Muerta a tiros el viernes a manos de un policía afgano, Niedringhaus deja una enorme cantidad de imágenes —desde campos de batalla hasta canchas deportivas— que le significaron premios y rompieron corazones. Apuntó su cámara a niños que pese a quedar atrapados entre el fuego cruzado seguían buscando un lugar para jugar. Tomaba fotos de soldados mientras enfrentaban la muerte, lesiones y ataques.

Dos días antes de su muerte, cocinó papas y salchicha en Kabul para la veterana corresponsal de la AP Kathy Gannon, quien resultó herida en el ataque en que murió Niedringhaus, y para el fotógrafo Muhamed Muheisen.

“Yo estaba muy preocupado por su seguridad. Y ella me dijo: ‘Momo, esto es lo que debo hacer. Estoy feliz de hacerlo”‘, recordó Muheisen. Y luego platicaron, y discutieron. Pero sobre todo rieron.

Niedringhaus, de 48 años, inició su carrera como fotógrafa independiente para un periódico local en su natal Hoexter, Alemania, a los 16 años. Su cobertura de la caída del Muro de Berlín la llevó a conseguir una plaza en la agencia fotográfica European Press en 1990. Con sede en Fráncfort, Sarajevo y Moscú, pasó gran parte de su tiempo cubriendo el brutal conflicto en la antigua Yugoslavia.

Se incorporó a The Associated Press en 2002 y mientras estaba en Ginebra, Suiza, trabajó a en el Medio Oriente así como en Afganistán y Pakistán. Formó parte del equipo de la AP que ganó el Premio Pulitzer en 2005 por fotografía de noticias de última hora en la cobertura de acontecimientos en Irak, entre muchos premios periodísticos y condecoraciones por su trabajo. Entre 2006 y 2007 ella estudió en la Universidad Harvard con una Beca Nieman.

“Lo que el mundo sabe sobre Irak en gran parte lo sabe por sus fotografías y por las imágenes de los fotógrafos que ella formó”, dijo el fotógrafo de la AP David Guttenfelder. “Sé que ellos siempre se preguntan qué haría Anja cuando salen con sus cámaras. Pienso que todos lo hacemos”.

Durante una exposición de su obra en Berlín en 2011, Niedringhaus dijo: “A veces me siento mal porque en cualquier momento puedo alejarme del conflicto y regresar a casa con mi familia, donde no hay guerra”.

Esa familia incluye a su madre, dos hermanas y una tía. Hace varios años la familia adquirió una casa antigua en el pueblo de Kaufungen, en el centro de Alemania, donde a ella le gustaba pasar tiempo con sus sobrinos.

Niedringhaus es la 32da periodista de la AP que muere en busca de la noticia desde que la agencia fue fundada en 1846.

Estas fueron algúnos trabajos realizados por Anja.

Vía El Nuevo Herald

Escrito por EnriqueBarreal

Amante del buen rock, cinéfilo, fotógrafo, tech fan, y fanático de los deportes, en especial el futbol!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s